Business Case de iniciativas o proyectos para tomar decisiones acertadas

By4G

Business Case de iniciativas o proyectos para tomar decisiones acertadas

finanzas-Inversiones-4G

Por: Circulante

Un business case es un análisis de rentabilidad y del valor o utilidad que añade a la empresa una iniciativa o proyecto. En él se evalúan los ingresos y costes asociados a dicho proyecto, aislando de este análisis aquellos ingresos y costes que no se le puedan asignar de forma directa.

Puede realizarse un business case de un iniciativa o proyecto que ya se ha llevado a cabo o de uno nuevo que la empresa se propone acometer. En definitiva, es un instrumento que ayuda a tomar la mejor decisión estratégica cuando se plantea en la empresa una posible inversión.

El business case se suele presentar en un documento estructurado ante un comité que puede estar formado por directivos de finanzas, abogados del departamento legal, directivos de otros departamentos, jefes de proyectos, etc. Incluye, entre otros, los siguientes elementos:

  • Definición y objetivo del proyecto
  • Antecedentes y/o problema a solucionar
  • VAN (Valor Actual Neto)
  • TIR (Tasa Interna de Retorno)
  • TCO (Total Cost of Ownership)
  • Flujo de Caja neto
  • ROI (Return of the Investment)
  • Riesgos
  • Técnicas de presentación ejecutiva
  • Conceptos generales del Proyecto
  • Fechas estimada de implementación

Elaborar un business case ayuda a evaluar si la inversión es realmente conveniente: si tiene un VAN o TIR positivo, si tiene un ROI o retorno de la inversión atractivo, si supera el coste del capital de la organización, etc., así como a valorar alternativas al proyecto. También es importante que la inversión en la iniciativa o proyecto en cuestión, esté alineado con los objetivos corporativos.

Lo relevante es disponer de información para tomar decisiones de inversión y valorar la pérdida máxima en que se puede incurrir, así como el punto de equilibrio.

Es muy importante preparar bien el diseño e implementación de un business case: recopilar todos los datos posibles, elegir preguntas adecuadas, hacer un análisis riguroso de posibles escenarios y estudiar todas las implicaciones del proyecto de tipo organizativo, legal, fiscal, laboral, gestión del cambio, etc.

Si la preparación se hace de forma rigurosa, se evitará cambiar de estrategia para subsanar errores, cuando se está en el proceso de implantación. Además, la naturaleza cambiante del mercado es un factor que puede implicar cambios de estrategia.

Se debe hacer un seguimiento de cómo se avanza en el diseño, así como de de la implementación del business case. Una vez implementado de debe seguir gestionando los componentes clave (coste, desempeño y periodo de transición como la desviación de plazos o los costes de gestión) a lo largo de todo el ciclo de vida del proyecto. Se debe contar con que hay que esperar dos o tres años a conseguir el ROI o retornos de la inversión.

Un ejercicio complementario a un business case que se debe desarrollar es el análisis de sensibilidad, que consiste en calcular el valor del proyecto -los nuevos flujos de caja y el VAN- al cambiar una variable, como por ejemplo, la inversión inicial, la duración, los ingresos o su tasa de crecimiento, los costes, etc.

Para aplicar este método se identifica un mínimo de tres posibles escenarios del proyecto de inversión para cada variable clave: pesimista, probable y optimista. Y se calcula el valor del proyecto en cada uno de los escenarios.

De esta forma se calcula  cómo varía el valor del proyecto ante cambios en alguna de las variables clave o errores en los datos iniciales del proyecto analizado. Se pueden detectar así puntos críticos a los que hay que prestar especial atención y mejorar las estimaciones de modo que se tomen decisiones para evitar resultados no deseados.

Fuente: circulante.com

Inversiones 4G – www.inv4g.com

Contáctenos para darle más información

About the author

4G administrator